Fue en la década de 1980 cuando surgieron entidades que comenzaron a financiar proyectos de empleo para personas excluidas del crédito bancario. Algunas siguen con su actividad, como Acció Solidària contra l’Atur de Barcelona (1981) y el Fondo de Solidaridad Paz y Esperanza de Granada (1984) y otras, como el Fondo Solidario de Jerez, La Alcancía de Cádiz y la Asociación por un Interés Solidario de Sevilla, ya no continúan. Todas ellas fueron miembros de la desaparecida Red de Útiles Financieros Alternativos y Solidarios (RUFAS). 

Después de más de 10 años de trabajo y tras contribuir en consolidar a Fiare Banca Ética como banco en España, se vio la necesidad de crear una RED ESTATAL que acogiera a todas las entidades, que hacen actividad parabancaria en ámbitos locales, desarrollando circuitos financieros alternativos al mercado bancario. La red pretende aglutinar y alinear, múltiples respuestas desde el ámbito asociativo y no bancario, promovidas por la ciudadanía, que realizan una actividad financiera subsidiaria de las entidades públicas y privadas. El 20 de febrero de 2015 se constituyó en Sevilla la asociación estatal Red de Finanzas Alternativas y Solidarias, REFAS